Piense “fuera de la caja”

Image
Rocio Estrada Alvarado

Hace un par de semanas le di un consejo a mi hermano: hay que empezar a pensar “fuera de la caja”, y él; con esa sonrisa irónica que solo los hermanos logran mostrar; al sentirse como los únicos capaces de decirnos la verdad más cruel, sin que nada suceda; me dijo; ¿cuál caja; la del seguro social? y de inmediato todos los que estaban alrededor estallaron de risa. 

Bueno tiene razón, hay que explicar que pensar “fuera de la caja” es una metáfora que significa; pensar diferente, de manera no convencional o desde una nueva perspectiva. Ya que pensar “dentro de la caja” supone que seguimos las normas establecidas y las rutas que ya tomaron otros para tener éxito. “La caja” puede ser la casa, donde nos sentimos seguros y protegidos o nuestra propia imagen, la cual no queremos que sea objeto de burla.

Para mí, pensar “fuera de la caja” es como caminar hacia atrás, ¿lo ha intentado? es muy divertido, cuando era pequeña siempre lo hacía y me daba esa sensación de intentar ser diferente y el estar alerta por cualquier tropezón. 
Cuando éramos niños siempre pensábamos diferente: ¿cómo será andar con zapatos desiguales?, ¿qué pasaría si le echamos talco a un recipiente de agua?; ¿si mezclamos ciertas flores trituradas, qué color prevalecerá? Y ¿si soy dibujante, cantante o escritora? Lo mejor de todo es que nos atrevíamos a realizar todos estos experimentos, sin el temor de que salieran bien o mal; simplemente lo intentábamos. 

Podemos imitar a los niños
Ahora que somos adultos, somos más rígidos, siempre preocupados por las consecuencias de nuestros actos, por tener más obligaciones y en la manera más segura de vivir. 
Para romper esos esquemas, debemos empezar a pensar como niños de nuevo: jugar; meditar, escribir un diario; pintar, reflexionar, explorar, cuestionarse y generar nuevas experiencias...
Y lo más importante es darse un tiempo para hacerlo, porque si estamos saturados de obligaciones, no lo vamos a disfrutar.

Otros expertos nos recomiendan qué para desarrollar el pensamiento creativo, podemos enfocarnos en soluciones específicas, por ejemplo; si estás buscando nuevas estrategias de marketing, enlista 10 cosas que podrías hacer.
Buscar relaciones con cosas ridículas, por ejemplo, pensar en palabras inesperadas, como ‘piña’ o ‘brillantina’ para una empresa automotriz. 

Agotar todas sus buenas ideas y empezar a dar sugerencias que a primera vista parezcan absurdas o incorrectas. 

Y ahora que empiece la diversión…

Créditos
Rocio Estrada Alvarado Gerente General Milenium Solutions
Etiquetas