Aspectos relevantes sobre la Reforma Procesal Laboral para los empleadores del sector privado

La Reforma Procesal Laboral (PRL) surgió en el año 1999 del seno de la Sala Segunda de la Corte Suprema de Justicia, que identificó que la tramitación de los procesos judiciales estaba tomando varios años. De hecho, por favor, dése un respiro y tome nota de que la reforma se llama “procesal”, es decir, de procesos (lo que comúnmente llamamos “juicios”).

Solo cuando caemos en la cuenta de que era para modernizar la tramitación de los procesos judiciales, es que entendemos por qué no se modernizaron también tantos otros temas que siguen en la “lista de pendientes” en esta materia que tanta relevancia tiene para las empresas.

A pesar de que la RPL surgió para enfrentar esa necesidad de modernizar los procesos, con el pasar de los años en los que el proyecto se consultó con diversos sectores (litigantes, docentes, jueces, MTSS, representantes de patronos y trabajadores), se terminaron incorporando también temas ajenos al procesal:

  1. Tres cambios puntuales de Derecho Laboral Individual: prescripción, discriminación y forma de aplicar el despido sin responsabilidad,
  2. Normas para saldar una vieja deuda que el país tenía con la OIT respecto del Derecho Laboral Colectivo, por ejemplo, las relativas a las negociaciones colectivas del sector público, los  procesos de conciliación entre patronos y organizaciones de trabajadores, así como la forma en la que éstas pueden ejercer medidas de presión, como la huelga y el paro y, sin duda, uno de los temas que más interesaba a los sindicatos: la vía procesal para la protección del fuero sindical.

Desde el 25 de julio, que entró en vigencia la RPL, sea prohibido discriminar a una persona trabajadora. ¡Lo ha sido desde los años 60´s! Nos referimos a los Convenios N°100 y N°111 de la OIT, que Costa Rica ratificó, con lo cual formaban parte de nuestra legislación; así como la Ley N°2694 del 22 de noviembre de 1960 y un capítulo que se introdujo al Código de Trabajo en el 2001 (actuales artículos 618 a 624).

La modificación respecto de la prohibición de discriminación en el lugar de trabajo se regula en los artículos 404 al 410 del Código de Trabajo ya reformado. Por cierto, si no tiene uno, puede bajarlo en forma gratuita de la página del MTSS.

Lo que hizo la RPL en este tema fue incorporar nuevos criterios de discriminación, y la lista ahora quedó así:

  1. Edad
  2. etnia
  3. sexo
  4. religión
  5. raza
  6. orientación sexual
  7. estado civil
  8. opinión política
  9. ascendencia nacional
  10. origen social
  11. filiación
  12. discapacidad
  13. afiliación sindical
  14. situación económica
  15. cualquier otra forma análoga de discriminación

Es importante tener en cuenta que el último criterio es abierto; pues al referirse a “cualquier otra forma análoga de discriminación” puede reconocerse un criterio no enumerado en esa lista, como ha acostumbrado hacer la jurisprudencia.

Por tanto, dado que lo que sí introdujo como novedoso la RPL es un proceso para que la persona que se sienta discriminada pueda reclamar, se debe tener especial cuidado en la forma en que  se trate a las personas trabajadoras, pues la persona que incurra en discriminación; “cuando recluten, seleccionen, nombren o hagan movimientos de personal” podrá ser despedida sin responsabilidad por la causal prevista en el inciso L) del artículo 81 del CT:  es decir, falta grave.

 

Créditos
Giovanni Rodríguez Mejía, Xiomara Solís Murillo, especialistas en derecho laboral
Etiquetas